lunes, 10 de julio de 2017

BUSCANDO LA CASA IDEAL


Últimamente hay en mi entorno muchas personas que andan buscando la casa ideal.  Me sorprende ver como con presupuestos más o menos holgados la dificultad para encontrarla persiste. Por tanto no es sólo cuestión de dinero. Hay algo más. Veo  en revistas  casas con encanto en los que a todos nos gustaría vivir y que son terriblemente difíciles de encontrar. Al menos eso parece. Y me surgen  dudas.

Me pregunto si no las hay o simplemente no las vemos.

Es habitual ver en revistas, blogs o programas de televisión  los clásicos “antes y después” de estancias o viviendas que han pasado por una reforma. Y los resultados suelen ser espectaculares. Pese a ello es habitual oír a conocidos que tal piso o tal casa quedaban descartados porque “estaban muy mal” o “había que hacerlo nuevo”. Yo siempre me intereso por la luz , por la orientación , por las vibraciones que trasmitían esas paredes mal decoradas ansiosas de un dueño que las devuelva a la vida . La respuesta es casi siempre la misma:            ” Estaba muy fea, no me interesa”.  

Una casa para hacer nueva nos ofrece  un mundo de oportunidades, nos acerca en el fondo a nuestra casa ideal.

No tengo ninguna duda de que en el mar de viviendas del mercado hay montones de tesoros bañados de claridad y alegría que con una buena reforma y un mejor  interiorismo saldrían a la luz ( a veces a precios muy asequibles ). Hay quién si sabe  obviar feos y tristes acabados, incómodas distribuciones y dar con lo fundamental , la base donde crear todo lo demás.

Una mala orientación o un mal vecino no podremos cambiarlo , pero para casi todo lo demás  existe una buena idea. Sólo hay que echarle ganas y vendrá la inspiración.

Os ánimo a que si andáis a la búsqueda de una nueva casa intentéis  ver más allá:  imaginad, tirad mentalmente paredes al suelo y cread en vuestra mente la imagen de vuestra casa ideal . Quizás no sea tan inaccesible cómo os pensáis. Y si ya tenéis una y os parece que no tiene encanto, poned en marcha vuestra imaginación. Probad a cambiar los muebles de sitio, pintad alguna pared, iros de tiendas y mirad que se cuece en la calle o en el ciberespacio.

Para mí es un reto que afronto cada día con más ilusión. Y no os pongáis límites, así aun es más divertido.

domingo, 9 de julio de 2017

Barras de desayuno, mirando a la pared?

Una de las prestaciones más deseadas en una cocina ( aunque sea pequeña) es tener una zona para poder desayunar o hacer comidas rápidas sin tener que desplazarse a la mesa de comedor. Estoy de acuerdo, a priori.
Y digo "a priori" porque a veces, con tal de conseguirla hacemos cosas que acaban convirtiéndola en un despropósito más que en una prestación. Dentro de esta categoría de cosas, no tengo miramientos para incluir: las barras de desayuno mirando a la pared!

A menudo estas barritas ( ya que el espacio es reducido ) suelen tener poco ancho así que la pared nos queda apenas a un par de palmos de la cara y  para rematar la faena les ponemos unos taburetes bien altos ( de esos que cuando te subes son realmente difíciles de desplazar )... Lo siento, y espero no ofender a nadie, pero a no ser que esa barrita de desayunos mire hacia una bonita ventana...pensadlo dos veces antes de hacerlo. Es un "quiero y no puedo" que hará que cada desayuno parezca un pequeño castigo!

Aquí van unos cuantos ejemplos:

No sé cómo lo veis , pero yo aquí no me tomo ni un café.  De hecho en la propuesta con pared roja han puesto unos vinilos porque de verdad poner aquí la mesa es de premio. Bonitas sí, pero prácticas?























Estas si que me las quedo...la clave? , la ventana.



No sé cómo lo veis vosotros pero yo creo que a veces vale la pena ser realistas. Si no se puede no se puede. Quizás aprovecharemos más el espacio ubicando una pequeña despensa y llevándonos el café y los bollos en una bonita bandeja. ;-)
Hablamos.