lunes, 10 de julio de 2017

BUSCANDO LA CASA IDEAL


Últimamente hay en mi entorno muchas personas que andan buscando la casa ideal.  Me sorprende ver como con presupuestos más o menos holgados la dificultad para encontrarla persiste. Por tanto no es sólo cuestión de dinero. Hay algo más. Veo  en revistas  casas con encanto en los que a todos nos gustaría vivir y que son terriblemente difíciles de encontrar. Al menos eso parece. Y me surgen  dudas.

Me pregunto si no las hay o simplemente no las vemos.

Es habitual ver en revistas, blogs o programas de televisión  los clásicos “antes y después” de estancias o viviendas que han pasado por una reforma. Y los resultados suelen ser espectaculares. Pese a ello es habitual oír a conocidos que tal piso o tal casa quedaban descartados porque “estaban muy mal” o “había que hacerlo nuevo”. Yo siempre me intereso por la luz , por la orientación , por las vibraciones que trasmitían esas paredes mal decoradas ansiosas de un dueño que las devuelva a la vida . La respuesta es casi siempre la misma:            ” Estaba muy fea, no me interesa”.  

Una casa para hacer nueva nos ofrece  un mundo de oportunidades, nos acerca en el fondo a nuestra casa ideal.

No tengo ninguna duda de que en el mar de viviendas del mercado hay montones de tesoros bañados de claridad y alegría que con una buena reforma y un mejor  interiorismo saldrían a la luz ( a veces a precios muy asequibles ). Hay quién si sabe  obviar feos y tristes acabados, incómodas distribuciones y dar con lo fundamental , la base donde crear todo lo demás.

Una mala orientación o un mal vecino no podremos cambiarlo , pero para casi todo lo demás  existe una buena idea. Sólo hay que echarle ganas y vendrá la inspiración.

Os ánimo a que si andáis a la búsqueda de una nueva casa intentéis  ver más allá:  imaginad, tirad mentalmente paredes al suelo y cread en vuestra mente la imagen de vuestra casa ideal . Quizás no sea tan inaccesible cómo os pensáis. Y si ya tenéis una y os parece que no tiene encanto, poned en marcha vuestra imaginación. Probad a cambiar los muebles de sitio, pintad alguna pared, iros de tiendas y mirad que se cuece en la calle o en el ciberespacio.

Para mí es un reto que afronto cada día con más ilusión. Y no os pongáis límites, así aun es más divertido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario